Aumentar la vida con: Un buen cotilleo, buena calidad del sueño y alejar las preocupaciones.

 XV Congreso de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad Sevilla 2016.

«Mucho zapato, mucho trato y poco plato». Es decir: ejercicio, expresar las emociones y comer adecuadamente. Esa es la receta para vivir más tiempo, para envejecer más lentamente con calidad de vida y sin la dependencia que ya tienen nuestros mayores, pues aunque la genética ya la traemos de serie, los expertos aseguran que se pueden prevenir enfermedades con esas pautas.

 Bioquímico de la Universidad de Sevilla Antonio Ayala, un experto del Antienvejecimiento  certifica cómo la vida se alarga cada día que pasa diez horas más. Es decir, que un niño que nazca mañana va a vivir diez horas más que el que ha nacido hoy.

Habla de vida media libre, de discapacidad que es lo que se pretende, cumplir años sin tener que ir al médico por una enfermedad grave.

Fundamental son también las emociones y ser sociable. Sostiene Ayala que el cotilleo sano alarga la vida, ya que eleva el nivel de endorfinas. Otro consejo que da y que está estudiado es hablar de los problemas que uno tiene, porque los impactos emocionales nos hacen enfermar. Cómo afectan estos impactos a la salud a lo largo de nuestra vida e, incluso, desde que estamos en la barriga de nuestra madre es una laguna del conocimiento. «Esto no se sabe —dice Ayala— ni tampoco en qué parte reside el inconsciente. Porque esos impactos quedan en el inconsciente y la parte racional los va tapando. Sabe que está ahí, pero los deja… Entonces, vivenciándolos y reconociéndolos nos libera. Es como si soltáramos un lastre y es la única manera en que uno puede resolver la enfermedad causada por esos dramas».

No menos importante es relativizar los «problemas y no hacer un problema de un problema y tener dos en vez de uno».

A pesar de los avances que se están logrando para alargar la vida —en 1900 la edad media eran 40 años y hoy día 77 para los hombres y 83 para las mujeres— aún queda por conocer las células madres, el inconsciente o cómo corregir a los genes malos.

Otro de los temas que se analizaron  en dicho congreso es la importancia de la calidad del sueño, no tanto la cantidad, y cómo mejora la actividad cerebral y la lucha contra las enfermedades. Hay que crear hábitos para que la calidad y duración del sueño no se deteriore con el avance de la edad.

El mindfullness también se está consolidando como un gran aliado para alejar las preocupaciones y saber afrontarlas, ya que aporta serenidad y calma para solucionar los problemas con una mayor distancia. Es importante también la tendencia a la simplificación y a evitar, en la medida de lo posible, complicaciones en el día a día.