Alimentación mediterránea, mejora la salud y aporta longevidad

La dieta mediterránea se ha relacionado constantemente con una serie de beneficios para la salud, incluyendo la disminución del riesgo de enfermedades crónicas y cáncer.

Y quedó confirmado cuando un equipo de investigadores del Brigham and Women’s Hospital de Boston, en Estados Unidos, descubrió que una mayor adherencia a este tipo de alimentación se asocia con telómeros más largos.

Los telómeros son estructuras en los extremos de los cromosomas que protegen a las células y se van acortando a medida que el organismo envejece.

El ejemplo más utilizado para explicar cómo actúan los telómeros es la de los protectores de plástico que se colocan en el extremo del cordón de los zapatos para evitar que se deshilachen.

Los telómeros, como los plásticos de los cordones, protegen el final de los cromosomas para evitar su deterioro cuando las células se dividen.

Se cree que los telómeros son importantes ya que su acortamiento se asocia con enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como el cáncer, o patologías cardiovasculares.

Todavía hoy no está claro si medir la longitud de los telómeros en humanos pueda predecir la longevidad humana y la edad biológica.

Se sabe, además, que el estrés y la inflamación aceleran el acortamiento de los telómeros, y se especula que la adherencia a la dieta mediterránea puede ayudar a amortiguar ese recorte.

Los resultados de este estudio parecen llegar a esta conclusión: «nuestros resultados apoyan aún más las ventajas de adherirse a la dieta mediterránea para promover la salud y la longevidad»

Los investigadores han analizado a 4.676 mujeres sanas que formaban parte del estudio, a todas ellas se les midió la longitud de sus telómeros y se les hizo un cuestionario sobre su consumo de alimentos.

Y los resultados sugieren  que una mayor adherencia a la dieta mediterránea e, incluso, pequeños cambios en la dieta, se asociaba con telómeros más largos y por ende a la preservación y alargamiento de la vida.